MEDIACIÓN ENTRE IGUALES: PROGRAMA TAMBIÉN SOLIDARIO

Hace ya 3 años que comenzamos con la Mediación en el centro. Mediación entre iguales, donde los alumnos y alumnas aprenden a solucionar conflictos propios de la edad que viven. Pero no solo consiste en eso, también aprenden valores de solidaridad, ayuda, empatía, comprensión, y otros muchos que seguro darán como resultado a personas adultas coherentes, sensatas y con grandes valores.

Foto de algunos de los alumnos y alumnas mediadores junto con su profesora y experta en mediación. Programa en colaboración con el Ayto.

Es durante el presente curso, en que estamos viviendo los resultados de esta intensa formación, de la que cada día vemos los frutos. Durante los recreos, hay formados grupos de mediación que atienden a todos aquellos alumnos que lo necesiten, bien solicitando este servicio de motu propio, bien derivados desde Jefatura de Estudios.  Además se ha habilitado un espacio para ello.

Es gracias al ayuntamiento, y a la Concejalía de Educación, que podemos contar de nuevo con la colaboración de María, mediadora profesional, que forma a nuestros alumnos/as desde hace ya dos cursos. Además del esfuerzo desinteresado de nuestro equipo docente, que organiza, coordina y facilita esta labor. En concreto, queremos agradecer a Manuel Rodríguez, profesor de matemáticas, su implicación y esfuerzo para que este proyecto siguiera adelante, siempre con el apoyo de las familias.

Nuestro mayor agradecimiento va para nuestros alumnos mediadores, alumnos con iniciativa, que invierten su tiempo en hacer de este centro un lugar mejor, donde la buena convivencia sea un pilar de nuestro día a día, tratando de comprender y empatizar con aquellos que lo pasan mal, y proporcionando herramientas para que la vida en la educación secundaria sea un paseo lo más agradable posible.

Además, aplaudimos sus propias iniciativas, de atender a aquellos a lo que ven más desvalidos, de organizar juegos para que los más solitarios durante los recreos no lo sean tanto, y de poner toda su buena intención en este ejercicio de empatía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *